Pastel de calabaza

En muchos lugares del mundo ya se ha producido la cosecha de este tipo, permitiendo elaborar fantásticos pasteles de calabaza. Hoy en día la celebración de Día de acción de gracias es una de las fiestas de tradición americanas que no tiene nada que ver con alguna religión. Se realiza simplemente para celebrar con la familia y amigos la buena salud y el bienestar de todos. Por eso, es el uno de los días favorito de USA.
Esta tradición ha dado vueltas alrededor del mundo convirtiéndose en una costumbre de convivencia para muchos.

¿Pasteles de calabaza para THANKSGIVING?

Muchas personas no saben qué consumir para estas fechas, varía dependiendo de la familia y el origen que tengan. Por ejemplo, en muchas familias que tienen raíces italianas o europea, comienzan con un buen antipasto italo-americano, algo de charcutería, aceitunas, etc. Pero lo que realmente no puede faltar es el pastel de calabaza tradicional.
El pastel de calabaza es lo que se llama un pie (se pronuncia pai). Los pie se definen como algo hecho al horno que puede estar relleno con carne o con frutas casi siempre y suele llevar una masa de hojaldre por abajo y por arriba.

Ingredientes del pastel de calabaza

para 5 raciones:

1 Calabaza tipo coreano mediana
1 o 2 dientes de ajo
2 huevos
150 g queso ricotta
5/7 g de queso rallado
1 masa para tarta (se puede usar la masa de hojaldre rápida)
1 cucharada de aceite, pimienta negra, sal gruesa, nuez moscada,
Canela
Azúcar

Pasos a seguir

Pela y corta una calabaza. También se puede realizar con una calabaza inglesa.

Calienta 1 cucharada de aceite y cocina el ajo mientras vas agregando la pimienta y un poco de nuez moscada. No se puede usar mucho porque resultará muy amarga.

Añade los cuadros de calabaza, mientras agregas apenas un dedo de agua, sal gruesa y deja cocinar a fuego bajo.

Mientras se prepara la mezcla de la ricotta debes ir batiendo los huevos, añade el queso rallado, la ricotta y combinalos.

Cuando la calabaza esté lista, debes sacarla escurrida y hacer un puré.

Une todo el puré y la mezcla de la ricotta, amalgamando todo muy bien.

Forra una base de tartas enharinada con la masa que tengas (está comprobado que también queda muy bien con masa “brisé”)

Vierte el relleno y empareja todo de una vez. Debes dar forma a los bordes y preparar 1 cucharada grande de azúcar y 1 cucharada pequeña de (té) de canela y espolvoreae con ellas toda la superficie de la tarta.

Llévalo al horno precalentado y cocina alrededor de 35/40′, a 160º

Puedes servirla fría o caliente, depende de cómo prefieras.